POETAS PARTICIPANTES

Juergen Polinski, Alemania

¿Regional? Global

Si círculos pueden terminar
¿dónde han empezado?

Si bien el Amazonas no empieza
el Orinoco no es el último
pero ellos regresan
y vuelven a la fuente
tomando diversos caminos
aún los de los cielos
y al unirse con todas las aguas
entre el Río Grande del norte
y el Río Grande del sur
aunque sea solamente en un punto de tiempo
ningún bote baila sobre las olas,
quizá una canoa
pero ninguna arca
que no se llena y se hunde

Temblar,
detenerse
concentrarse
y motivarse para rebelarse
gritar desde mi interior hasta los cielos
los ríos convierten su furia negra tempestades
pero al final
vuelven a sus raíces.


Warten auf den Hurrikan
November 1999

Viel Wind mit arg wenig Regen ist Kuba wieder geschehen
In Matanzas Sümpfen wachsen Wege, Guama liegt trocken
Die riesigen Bevorratungskrüge Camagyues sind leer
leer die Rückhaltebecken; Es dürsten Orientes Kakteen

Das neue Haus in Leichtbauart kann dem Wind widerstehen
Das haben die Stürme der jüngsten Zeit oft genug bewiesen
Was aber geschieht ihm bei mehr Regen, verpaart mit Wind?
Wann endlich wird Kuba solch ein Hurrikan geschehen?


En espera del huracán
Noviembre de 1999

Mucho viento con poquísima lluvia toca nuevamente a Cuba
En los pantanos de Matanzas surgen caminos, Guama está seca
Las enormes tinajas de Camaguey están vacías
vacías las reservas de los arroyos, los cactus de Oriente están sedientos

La nueva casa en construcción ligera puede resistir al viento
ha resistido a menudo a las tormentas recientes
¿Qué podrá pasarle cuando a la lluvia se le sume el viento?
¿Qué, por fin, sucederá cuando a Cuba tal huracán le llegue?


Elisabeth Hackel, Alemania

Klimawandel

Wir stecken den Kopf in den Sand
aus dem wüsten Getriebe
in unsere Augen gestreut
und baun uns im Dunkel
Luftschlösserhöhlen –

Es blühn keine Eisblumen mehr,
doch schneit es,
wenn ich will,
im Kinderschüttelglas.


Cambio del clima

Metemos la cabeza en la arena
esparcida en nuestros ojos
del movimiento caótico,
y nos construimos en la oscuridad
cavernas de castillos en el aire –

Ya no florecen flores de hielo en las ventanas,
pero nieva
cuando lo quiero
el juguete en la bola de cristal de los niños.


Meiner Mutter

Als sie Zeit hatte
für ihr Klavier,
wollten die Finger
dafür nicht mehr taugen.

Als sie Zeit hatte
für ihre Bücher,
tanzten die Buchstaben
vor ihren Augen.

Als sie Zeit hatte,
endlich zu reisen,
war das Gepäck schon zu schwer.

Als Zeit war
für Umarmung.
war ihr großes Haus leer.


A mi madre

Cuando tenía tiempo
para tocar su piano
ya no le sirvieron
sus dedos.

Cuando tenía tiempo
para sus libros
bailaban las letras
delante de sus ojos.

Cuando tenía tiempo
para viajar
ya resultó demasiado pesado
el equipaje.

Cuando había tiempo
para los abrazos
su casa grande
ya era vacía.


Fritz Leverenz (Alemania)
Lied der Grasmücke

Sie angelten seit dem Morgengrauen. Der Mann warf mit kurzem Schwung den Köder in die sich im Wasser spiegelnde Krone einer Erle, legte die Rute auf einen Baumstumpf und rieb sich die kalten Finger. Wenige Schritte entfernt auf einer Wurzel stand der Junge. Seine kleinen Hände hantierten ungeduldig mit der Haselrute. Der Mann schaute nachdenklich und doch zärtlich auf ihn. Hinter ihnen klomm die Sonne aus den Straßenlinden und beleuchtete das Wasser. Der Mönchsee lag zwischen den Wiesen und dem Städtchen Birkenwerder. Das alte Pfarrhaus, dessen Garten und sumpfiges Vorland schützten ihn an der einen Seite vor der lärmenden Bundesstraße 96, auf der anderen Seite begrenzten ihn mit feuchten Wiesen die Briese, die ihn auf seinem Lauf zur Havel mit müdem Arm streifte. Der Mann und der Junge waren seit langem die ersten Angler.

Die aufgehende Sonne nun weckte die Natur und trieb sie zur Morgengeschäftigkeit. Nebelfetzen trieben über das Wasser. Der Junge blickte ins Schilf, in die Uferbäume und schien die Angelrute in seinen Händen vergessen zu haben. Lauschte mit allen Sinnen. Der Mann sah mit Staunen das wache Interesse seines Sohnes an der Umgebung, seine Neugier und Ruhe, die sein Zutrauen in diese Welt ausdrückte.

Von den Gärten her klang zwitschernd heiter, mitunter klagend die Melodie eines Singvogels. Der Mann hob lauschend den Kopf. Und eine Zeitfolge von Bildern begann sich in seinem Gedächtnis gegen eine unbestimmte Angst zu ordnen. Das kleine fleckige Foto an der Wand seines Zimmers. Ein kräftiger junger Mann in Uniform mit verschränkten Armen nachdenklich am Türpfosten eines einfachen gekalkten Bauernhauses lehnend. Das vorletzte Foto von seinem Vater, wenige Tage, bevor er bei Rückzugsgefechten in Polen ums Leben kam. Das letzte Foto zeigte ein Holzkreuz vor frischem Sandhügel mit schlecht leserlicher Inschrift. Zugleich dachte der Mann an seinen Großvater und an den Krieg zuvor.

“Le tombeau de Couperin”. Musikalisches Denkmal für eine zerbrechliche Welt.
Zwei, drei Male im Sommer war Paul Wenzke, den Großvater “Kriegskamerad” genannt hatte, aus Berlin zu ihnen in den Garten gekommen. Mit Frau, Tochter und deren Familie. Dann hatte Großvater sein aufziehbares Grammophon und Schallplatten mit Musik von Ravel, Couperin und Richard Strauss in den Garten zum Tisch zwischen den Fliederhecken nahe der Wasserpumpe getragen. Nach dem Mittagessen hatten beide, auf den harten Klappstühlen sitzend, eine Zigarre geraucht und sich, schweigend zu der Musik, ein Glas Hagebuttenwein zugetrunken. Großvater hatte sich seit dem Krieg verwandt gefühlt mit Ravel und allen Franzosen. Auch er war im Krieg, hatte einen Lastwagen gefahren, auch er als Freiwilliger, auch er, jedoch auf der Gegenseite, hatte Verdun erlebt am Morgen auf den zerfetzten Feldern, hatte in der vor Entsetzen starren Stille einen Singvogel gehört, dessen Gesang das Grauen wie eine Klage der Vernunft in ihn gesenkt hatte ...
Nach der Zigarre, während die Frauen das Geschirr abräumten, hatte Großvater das linke Hosenbein hochgeschoben und den ewigen Verband von seinem “offenen Bein”, einer nicht heilen wollenden Schussverletzung am Unterschenkel, gerollt, die papierdünne Haut mit Salbe bestrichen und den Verband neu gewickelt. Nach dem Krieg hatte er begonnen, französisch zu lernen, war auf Ravels Erlebnis von Verdun gestoßen, hatte sich im Keller eine Ecke eingerichtet, in der er in jedem Herbst zwei Weinballons gären ließ.

Meinem Vater hatte es nichts genützt, dachte der Mann.
Vom Ufer fort schob eine Bisamratte einem silbernem Pfeil gleich ihre Nasenbugwelle. Als der Junge erstaunt rief, tauchte sie unter. Einer Ente folgten ihre Küken aus dem Schilf wie eine Kette Borkenschiffchen. Und vom Baumstumpf, der sich aus dem Schild neigte, zuckten mit klingenden metallischen Rufen zwei farbige Blitze über das Wasser. “Eisvögel”, flüsterte der Mann, “sie fangen Fische für ihre Brut.”
Der Junge spähte hinüber zu den Wiesen, auf denen er die Koppel mit Ponyfohlen von Gärtner-Müller wusste. Die Spitze seiner Angelrute senkte sich. Er spürte den geheimnisvollen Rhythmus der Natur, und er, der Vater und die Mutter gehörten dazu.
Das Gute weiß nichts von der Ruhelosigkeit des Bösen, dachte der Mann. Es ist das Leben selbst, das immer neu beginnt.


Raúl Gálvez Cuéllar


MANTARO

Había sonado el trueno
antes que abra la ventana
y los árboles se aloquen
al estrépito del agua
que levanta el aroma de la tierra
de la tierra mojada y de los brillantes eucaliptos.

El barro circula por mis venas
porque mi sangre es savia
hundida en el suelo que me llama
y me extiende en los verdes espacios.

Y lo que es el tiempo:
llego al mismo puente
sombreado de ramajes
de tus cabellos sobre la corriente;
y oigo nuevamente, y oigo
innumerables voces de campanas idas
que no quieren despedirse, menos decir adiós,
si corres por el campo tomada de mi mano,
y esta es la hora en que la flor se detiene
al vuelo de la mariposa naranja,
cerca de la iglesia inmóvil
y que en silencio espera nuestra entrada.

Mira cómo lloraron los árboles
cómo crecieron esperando tu regreso
y levantaron nuestras preguntas:
cuándo se dibujaron los hipocampos,
el río, el valle, la montaña;
y hasta dónde es el cielo,
sobre los desiertos y las grandes ciudades
donde en vano he llevado mi soledad.


AMAZONAS

Mujer que llevas en tu alma
la sonrisa del río,
y el universo de paz de los arroyos:
ahora sé por qué son dulces tus besos,
y más dulces tus senos
que la miel de los cañaverales.

Rostro de almendra y capulí:
a tus labios sensuales vuelan mis ilusiones,
a tu aliento de perfume, a tu voz de melodía;
tu cuerpo es una poesía maravillosa,
fragancia de chirimoya,
donde termina el tiempo y comienza la vida.

PARA NO REGRESAR

Desciende el poeta desde la alta colina
que levantó su corazón.
Baja del cielo con el dolor de todos los hombres,
de donde había ascendido en carruaje de oro,
escoltado de colibríes que anunciaban su alegría.

Viene de donde construyera con sus manos,
con sus manos que ya no eran las suyas,
el más hermoso altar de adoración.

Desata la tempestad sobre la tierra,
y entre el diluvio de sus lágrimas
percibe el arco-iris.

Pero es en vano, pues baja solitario,
con la tristeza de todos los hombres.
Y aunque inmenso es su dolor
y sueñe con volver a su altar,
él sabe que debe decir adiós
para no regresar.


Luis Alberto Calderón Albarracín

HUELLAS EN LA PIEL DEL POEMA

Una piel
arrancada
a pedazos
y ni un grito

Una piel
grabada
testimonio de la vida
yace miles de años sobre la piedra
Una piel
con nuestros blancos esqueletos
exhibiéndose
como lagartos
en el desierto
Una piel
como trofeo
con su etiqueta
y su precio
Una piel
conservada
sobre los viejos muros
de los museos
Una piel
disecándose
entre la sal de los cerros
Una piel
cubierta
por la luz de las estrellas
Una piel
que a pedazos se nos cae
en los tranvías
en la calle
en el taxi
en el aire
en la casa
en la celda
en el agua
o en el viaje
en la alcoba
en el licor y las comidas
Una piel
disecada
en un cuadro de la sala
Una piel
en los almacenes
exhibiéndose a colores
en almanaques anuales
Una piel
en los espejos del cielo
Una piel
en el silencio de una bala
Una piel
muriendo
a la luz de un lucero
Una piel
clavada
sobre los maderos
Una piel
en la cartera de tus manos
Una piel
desangrándose
en los colmillos de una fiera
Una piel
ardiendo
en el fondo de los infiernos
Una piel
en los tambores de guerra
Una piel
en la punta de un cuchillo
Una piel
ardiendo
en las torres del cielo
Una piel
que se abre
como un ramo de flores
Una piel
colgado en los mataderos
Una piel
donde se dibuja
la tristeza de los niños
Una piel
que se pela como una fruta
Una piel
con una bala
incrustada en la frente
y que revienta como una rosa
Una piel
que se abre
como un crepúsculo
en las tardes de Hiroshima
Una piel
sepultada
por el lodo de los huaycos
y de los ríos
Una piel
a un metro de fondo
sobre la tierra
Una piel
piel
papel
donde
yace escrito
este último poema.



LAS MOSCAS

Estas moscas
negras,
estas moscas
verdes
estas moscas repelentes
posando
sobre mi plato
vacío,
volando
y sobrevolando
como helicópteros
bajo las huidizas
paredes de mi cuarto;
estas moscas sonámbulas
engordando
con la piel
de mi cuerpo
casi putrefacto.
Estas moscas
zumbando
alzan vuelo
dejando
dos ojos muertos.



Chaco Gil

NIDOS DE PICAFLORES



Volviendo a mis tantos recuerdos infantiles
en nuestras correrías, yo y mi primo Miguel

Pudimos encontrar de casualidad los nidos
de los picaflores, esos pajaritos pequeñitos

Por la quebrada, cerca al “consham” o pantano
y en unas rocas, sentados en breve descanso

Vimos la sorpresiva llegada de los picaflores
pero no habían flores en nuestros alrededores

Y veloz uno se posó en el borde lleno musgos
Ah, grito Miguel, mira, ahí esta uno de sus nidos

Bajo musgos y pajillas doradas colgaba el nidito
por un lado pudimos ver dos huevitos blanquitos

Observamos mejor subidos en las blancas rocas
que el nidito era un fino estuche de lana y motas

El nido por dentro circular y muy bien prensado
y por fuera musgos, hilos rojos y otros arrollados

Como un dedal vegetal artístico, es nido del colibrí
nadie imagina, que estas avecitas son tan hábiles

Dejamos el lugar de nuestro secreto aventurero
días después volvimos con gran ciudad y celo

Nos alegramos de ver dos polluelos pequeñitos
desnuditos, estirando hacia arriba sus piquitos

Nosotros sentados no lejos, al borde en cuclillas
ver a la madre, pico a pico, alimentar a sus crías.


DOS NUBES BLANCAS

abril 31, 09

Quisiera describir de la natural pintura
que observé en esta fresca mañana
y en este marzo, de verde la campiña

Mitad del cuadro era azul puro cielo
observé al vuelo dos nubecitas en alto
esparciendo ligeritas sus albos copos

A la lejanía siluetas de montañas pardas
iluminadas por la izquierda de luz del sol
y con sus picos agrestes, rocoso perfil

Al centro una fuente de agua reflejando
su cara espejo en marco lleno de juncos
y a la vera bosques de jóvenes arbolitos

Cerca de mis pies observé flores silvestres
abierto sus pétalos rosados entre yerbas
y a mi alrededor todo matiz de esmeraldas.


Julio Solórzano Murga


AÑORADO AMIGO

Después de tantos años he deseado verte
sentir tus frescas ramas moverse con el viento,
oír el idioma susurrante de tus hojas;
pero sólo queda el lejano recuerdo de tu historia
y la ilusa imagen de tu fresca sombra.

Te juro, junto a ti partieron parte de mis recuerdos,
de mis días de niñez cuando jugaba bajo tu sombra,
de mis andanzas e inquietudes de mozuelo tierno;
cómplice de mis más puros y románticos pensamientos,
todo lo guardaste bajo corteza, en secreto eterno.

Hoy, que lleno de pesar necesito de un amigo
para abrir mi corazón y contarle mis desdichas,
te recuerdo con nostalgia, añorado amigo:
Necesito de tu oído silencioso, hermético.
Necesito de tu tronco para reposar mi cabeza


NN- DESAPARECIDO

La tarde expira ya
No aparece tu nombre
En la relación que fijaron
En el muro de la vergüenza.

Desapariciones, fosas comunes
Cuerpos calcinados, desmembrados
Convirtieron la palabra en silencio absurdo
Como quien dice, los muertos no hablan.

Madres, padres, esposas, hijos…
Rostros gastados de mirar muertos
Hasta cuándo con huesos ajenos
Intentarán armar los tuyos para darte descanso?

De poco vale la ciencia forense
Si el cuerpo es una lista de desaparecidos
Si ante la vergüenza de esqueletos varados
Sella con NN, no reconocidos.

Dicen que fuiste culpable de tu desaparición
¿Dónde está tu cuerpo?
¿Dónde se perdió tu llanto?
¿Dónde tu voz calló para siempre?

Mientras no llore la piedra
Y la memoria del hombre no te traicione
Se escuchará tu voz emergente
Y en tu voz, el clamor de los inocentes.

Los ojos de los asesinos
Los verán claramente
Como fantasmas que vienen del olvido
Clamando justicia, justicia.
Cada vez que se escuche
La maldita palabra ¡GENOCIDIO!


Danilo Sánchez Lihón

EL PLANETA AZUL


UNO

¡Oh madre
Tierra, arpegio y maravilla en el vasto
espacio
estelar. ¡Avistada en lontananza eres
el planeta
azul!, porque te envuelven las gasas
de los sueños,
de los cuentos de hadas y las utopías
trémulas!
perduras aún festonada por las aguas
de los mares
estupefactos, porque no cesa en tu seno
ni en tu frente
el alborear, que ocurre siempre en algún
lugar
de tu esfera, tendiendo sobre las colinas
su traje
de novia virginal. Donde la paloma zurea
celebrando
que la creación se expanda y el día
amanezca.

CORO:
¡Oh madre
Tierra, arpegio y maravilla en el vasto
espacio
estelar. ¡Avistada en lontananza eres
el planeta azul!

DOS

Cada
átomo de que estoy hecho proviene
de ti:
la arcilla de mis manos, la luz de mis
ojos,
el tintineo de la campana en mis oídos,
el palpar
con la yema de mis dedos el temblor
de otra mano.
Todo de mí estaba contenido en ti. Soy
los rayos
del mismo sol y los grumos de la misma
roca,
que emergió inhiesta en el principio
del mundo.
Mis latidos junto a los tuyos estaban
en el primer
instante de la creación. Tú y yo juntos
formamos
parte del mismo soplo y del mismo
plan estelar.

CORO:
Cada
átomo de que estoy hecho proviene
de ti:
la arcilla de mis manos, la luz de mis
ojos.

TRES

Por eso
somos uno, fusionados. Porque nos
enlaza
el origen, el centro y el final de todo.
En mi destino
está ser y estar contigo de principio
a fin. Como
hoy que estoy vivo, a plena luz y siento
que te amo.
Antes y después fue noche y oscuridad
y lo será
después. Hoy estoy aquí escuchando
el canto
del colibrí que sube desde la hondonada
y el instantáneo
brillo del lucero en la noche insondable.
¡Y el signo
triunfal! Y sé que mi destino y el tuyo
están
indisolublemente ligados, ¡oh madre!

CORO:
Por eso
somos uno, fusionados. Porque nos
enlaza
el origen, el centro y el final de todo.


CUATRO
Porque
en ti es que existo, igual que el torrente
bajando
cristalino desde la montaña empinada.
Igual al cierzo
y la nevasca que se esparcen. Y al viento
que ulula
en la vasta cañada. El rocío asombrado
y los campos
regados de flores silvestres. Allí brota
y se refleja
el agua clara azulada. En ti se estremece
el leve rocío
ante el temblor de una estrella en el cielo
despejado.
Y, qué sería si alguien alguna vez osara
hacerte
daño, ¿contaminar tus ríos, estropear
tus playas,
ensuciar tus mares, polucionar tu cielo,
arrasar
bosques y depredar tu flora y tu fauna?
¡Tocaría
entonces ser paladines y lidiar arrojados
a los caminos
a fin de cruzar sables, espadas y morir
en tu defensa!

CORO:
Porque
en ti es que existo, igual que el torrente
bajando
cristalino desde la montaña empinada.

CINCO

Si alguien
alguna vez te ofendiera, ¡oh madre,
qué estigma
en nuestras frentes. ¡Jamás ya habría
descanso
para nuestro brazo y lanza! ¡Qué afrenta
en la cara
a quienes somos tus hijos que quieren
verte plena
de vida. Llenaríamos alma y corazón
de ira santa.
¡Y ya no habría descanso hasta lavar
la afrenta!
Si alguna vez alguien osara hacerte
daño
qué coraje en nuestra sangre y furor
en las adargas.
Allí los hijos nacidos de tus entrañas
sabremos
entonces elevar clarines, banderas
y rescatarte.

CORO:
Si alguien
alguna vez te ofendiera, ¡oh madre,
qué estigma
en nuestras frentes. Jamás ya habría
descanso.

SEIS

Porque
contigo soy parte de la misma caricia
y esencia,
de igual pulso y aliento con que el mundo
se creara,
idéntico el compás del tambor en nuestras
venas.
Porque tenemos sincopado el destino. Si
algo te pasara
es tuya y mía la misma suerte. Porque
mis átomos
estuvieron contigo en la misma explosión
nuclear
que dio origen a este universo. Estuvimos
vivos allí
y abrazados. Ni yertos ni calcinados sino
con el temblor
primigenio, resueltos y luminosos tú y yo.
Y al fondo el ave
que bate sus alas, alza el vuelo y surca
el horizonte.

CORO:
Porque
contigo soy parte de la misma caricia
y esencia,
de igual pulso y aliento con que el mundo
se creara.

7.

¡Contigo
bajo el mismo sol y para siempre,
adorándote,
unidas mis manos a tus manos, ¡oh
madre!
palpitaron las partículas de oxígeno
y carbón
que constituyen tu ser y mi ser. No
como ceniza
sino como luz y calor ensimismados.
Un rayo
incesante que estalla. Alarido y llama
que luego
trasmito por herencia a mis hijos,
y a los hijos
de mis hijos que no cesa ni acaba;
de eslabón
en eslabón, de aquí hasta la honda
eternidad.

CORO:
¡Contigo
bajo el mismo sol y para siempre,
adorándote,
unidas mis manos a tus manos, ¡oh
madre!


José Pablo Quevedo
LA CREACIÓN DEL CABALLO AZUL

Intentaron el azul entonces,
ser la locomotora del siglo en movimiento,
hasta que se les cayeron las pestañas cansadas.

Supieron que las tardes tomaban sus asientos
ante los horizontes,
abrían sus puertas y poseían sus sillas blancas.
Sus miradas se habían detenido sobre otros maestros,
ante sus lienzos, tal vez los maldijeron
y abrieron los laberintos con manos de pintura.
La materia era un río regresivo,
una suma de sumas incalculables,
cuya adición acumulada era una montaña
de ríos en idas y regresos.

Cuando lo supieron
un caballo galopó sobre la noche,
azul era su cuerpo, amplio como el cielo.

Los pájaros más bellos habían sido levantados
como dioses y eran por ellos venerados.

En chinganas el azul fue proclamado
en cada ala de edificio,
en cada asiento, en cada café,
en cada teléfono, en cada libro.

Esclavos del azul fueron los poetas,
hasta que alguno de ellos tuvo la idea
de discrepar con el azul creado,
y un día hizo saltar un auto por el azul de una pared.

Sólo que el azul en los ojos del tiempo
quedó como vidrios de colores dividido.


INCÓLUMES

Incólumes retratan sus perfiles
las piedras ante las estrellas detenidas,
diversas en sus acentos y ruidos estelares.
Lo que llega a mí de la luz crepuscular
lo retengo en la palma de mi mano.

La estrella resplandeciente
marca con su oro la arena que espolvoreo
y sus granos son un mar de luces caminantes.

Entonces ese mar lo saco para llevarlo a mi pecho,
de cualquier orilla lo tomo de la cola,
por lo menos para retenerlo en el impulso de su vuelo
y de su cólera,
para lavar la podredumbre de la finanza
donde los saurios agreden la balanza.

Las siluetas que recortan los soles de los cerros
desprenden el tiempo circular de cada año,
pende lo efímero y lo eterno en el columpio
que va y viene,
hacen la flor del árbol en sus anillos estacionarios.

Hay cometas sobre islas de sueño que vuelan a las nubes
donde la madre está leyendo un cuento mágico a su niño,
mientras su lápiz dibuja sobre el papel un corderillo.

Gira el astro de la tarde hacia la mar que cabecea,
de fuego rojo botella hizo cadenas negras de los cerros,
él descansa y sueña en su andar a los pies de los maizales.



HACIA LA MIRA DEL SUEÑO

Hacia la mira del sueño el país lejano.
Perú, “país mendigo, aún sentado en un banco de oro”.
Cuándo te veré con tus vértebras de mil jaguares
emanando del manantial de la anaconda,
con tus piedras vivas como manos milenarias,
que hicieron el sismo y la papa de la tierra,
y con la luz, la posibilidad del verbo y la pirámide.

Cuándo te veré ausente en esa relación inversa al colmillo,
libre de míseros conquistadores
y cerderos a lo Francisco Pizarro,
y de los Fujimoris y los Alanes Garcías
que aún certifican las matanzas,
quienes salen de sus cuevas
con el eructo pestilente de la noche.

Un gran paso no se empieza en la luna.

Ya está llena la gota donde el dolor reposa.
Ella caerá vertida en el rotar de una luna compacta
hasta que la bala que rabia
en el segundo no se agote.
Hasta que las raíces de la tierra nos cubran enteramente.
Hasta que las hormigas devoren
los quinientos años de soledades de todas las selvas.
Hasta que la furia nos empape con su metal de plomo.
Hasta sentir que por la vida no se pasa de costado.
Hasta hallar la semilla que sea duradera.
Y la amaremos porque ella trae las mareas y las olas
que en nuestros pechos hierven,
y porque con ella desafiamos a la muerte,
y porque con ella regresamos
y nos esparcimos en cada orilla.
Y porque con el sol la lucha es permanente.



CALLE EBERSWALDESTRASSE

Calle Eberswaldestrasse, sonido de jazz en un salón.
Entre el humo, un clarinete que brama.

Hay eterna levadura de café brasileño aromando,
que Rogelio sirve a los pasantes.
Ellos van temprano a la estación de metro.

No sé si en esas tazas de café
que Rogelio nos invita,
la costura de su camisa
tiene un sueño prolongando a la primavera,

Pero es tan bueno el imperativo
del café saliendo de su horno,
que en su sabor nuestros deseos alargarse quisieran.

Mientras la gente saborea lo aromático del grano dulce,
la faz de Rogelio muestra la candente arena de su país,
sus manos lamidas por las redes marinas.

En su meditación hay un trozo de mar hecho corazón,
cuerdas que anudan dudas en un día recorrido,
desiertos aun en los labios sin mojarse

Él eleva nuestras emociones con sus relatos
hechos de tiempo en el pedestal de las olas formidables.
Y en nuestro mentón va poseído de magma y lava,
hoy posamos nuestras reflexiones.


EN UN CAMINO A TRAVÉS DE WEIMAR

Blandas huellas atraviesan un camino.
Circulares montes vienen a mi encuentro.
Rosáceos arbustos que una vez conocí,
el parque donde tantas historias se cuentan.

Y allí, Goethe en su horizonte rotando,
en su abrazo temprano y profundo,
Weimar, barro de mil estrellas, pareciera
que en ti el pecho del universo estuviera.

Cuánto a diario el delta de las aguas
circulando en la transparencia de una pluma,
la sed llenaba, hacía rotar las lunas,
para que los frutos no cayeran en las hiedras.

En las camélidas posturas de los siglos,
donde cada dios eructó su hipo colérico,
qué de manos fecundando otras manos,
y la ciencia creciendo ante las hogueras.

En hojas soñolientas se abaten los otoños.
¡Todo pasa! ¡Sólo la obra permanece!
Lo que fue de vida, de vida queda,
y hace una raíz en el corazón,
que se puede alzar hasta la misma estrella.


HIERONYMUS BOSCH

La mirada dulce de la madre,
el seno lactante como aurora blanca,
un rayo desprendido de la retina.

Y mientras el tren corre
a ciento ochenta km por hora
eres feliz de mi invitación
Hieronymus Bosch.

A cada trazo de tu pincel
el azulino de los espacios tentativos,
ellos dejan caer sus nubes
como seres etéreos
donde los hombres conquistan
con hambrientas miradas los planetas

Me haces tu confidente
en el diálogo de dos mundos.
En la propia imaginación
navego entre dos océanos.

Y en el tanto verter tus sueños
los recuerdos del óleo, los lienzos extendidos.
Ellos son como mapas sensibles
descritos desde el corazón de tu pintura.


CYNTHIA

Cynthia, cuándo descubriste el reloj detenido
en tu cintura de mocedad,
en donde creíste hallar la vasija que rozó el labio.
Cynthia, el camino no te fue asignado sino lo elegiste
cuando explosiones de fósforo sobre Bagdad
iban quemando los cuerpecitos de los niños,
y las esquirlas iban cercenado sus manitas,
mientras Bush prometiendo lo que el lobo también promete,
perfilaba su sonrisa para el New York Times.
Después habías de entender que también el bate de béisbol
sostenida en la mano de Delano Roosevelt,
ya había señalado la dirección del Río Grande,
en el camino de la Shell o de la United Fruit C°.

Cynthia,
a lo largo de un río van esos recuerdos
en los cuales tus ojos descubrieron
quienes cambian la cruz por las treinta monedas.

Los generales, ellos, no disparan en el frente verdadero.
Ni los curas saben que José Carpintero
formó el primer sindicato.
Hay pacifistas que también pulen sus gargantas,
que se abrazan a cada astro que hoy les fascina,
a cada moneda que corrompe la memoria,
a cada carnaval que renueva su mascarada.

Y después nadie se pregunta,
¿Por qué Havel se abraza con un saurio genocida?
Y sobre la Shell y Saro Wiwa, Bagua o Honduras,
¿Por qué Vargas Llosa dejó su pluma en un lago congelado?

Cynthia,
hacia una montaña,
irán a perderse los granos de las arenas,
pero sabrán hacerse y deshacerse.

Pero en cada orilla,
¿dónde tu pie?,
¿dónde tu huella?,
¿dónde tu sombrero?
¿Dónde tu rostro orillado,
y la hoja del rocío sembrado por la lluvia?

1 comentario:

Publicar un comentario